Washington sigue reforzando su ayuda militar a Ucrania

Washington sigue reforzando su ayuda militar a Ucrania

Compartir

Estados Unidos anunció el martes haber entregado a Ucrania – que los reclamaba con urgencia- sistemas avanzados de lanzamisiles múltiples y móviles, con la garantía de que no sean usados para atacar en territorio ruso.

“Proporcionaremos a los ucranianos sistemas de misiles y municiones más avanzados que les permitirán atacar con mayor precisión objetivos clave en el campo de batalla en Ucrania”, escribió el presidente Joe Biden en un artículo difundido este martes por The New York Times.

Un alto responsable de la Casa Blanca aclaró que se trata de los sistemas Himars (High Mobility Artillery Rocket System), que son múltiples lanzacohetes montados en vehículos blindados ligeros

Los Himars, de los que se desconoce el número entregado, usarán municiones guiadas de precisión con un alcance de 80 km, indicó el funcionario bajo condición de anonimato.

No se trata de sistemas de muy largo alcance, de varios cientos de kilómetros, de los que disponen los estadounidenses, pero sin embargo es un refuerzo significativo para las capacidades ucranianas.

Al indicar que quería que Ucrania estuviera “en la posición más fuerte posible” en caso de negociaciones con Rusia, Biden aclaró: “No estamos alentando a Ucrania y no le estamos dando a Ucrania los medios para atacar fuera de sus fronteras”.

El alto responsable de la Casa Blanca dijo que “los ucranianos entregaron garantías de que no usarían estos sistemas contra el territorio ruso”.

Desde que inició el conflicto, Biden se ha preocupado por no entregar armas que, según él, llevaría a Estados Unidos a ser considerado como cobeligerante al lado de los ucranianos.

– 700 millones de dólares –

Este equipo forma parte de un nuevo componente más amplio de la asistencia militar estadounidense a Ucrania, por un total de 700 millones de dólares, cuyos detalles se darán a conocer el miércoles.

Los ucranianos reclamaban desde hace cierto tiempo lanzacohetes múltiples que permitan atacar a profundidad posiciones rusas sin acercarse demasiado a la línea del frente.

Las fuerzas rusas tienen el objetivo declarado de controlar la cuenca minera de Donbás, de la cual las fuerzas separatistas prorrusas respaldadas por Moscú tomaron el control parcial en 2014.

En momentos en que Ucrania enfrenta una ofensiva rusa muy intensa en el este del país, Biden aseguró en su columna del NYT que “no presionará al gobierno ucraniano, ya sea en privado o en público, para hacer concesiones territoriales”.

El anuncio se da luego de una serie de llamados de antiguos diplomáticos o comentaristas para iniciar rápidamente negociaciones de paz, y mientras algunos de ellos, incluyendo el exsecretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, parecen estimar que eso pasará por la necesidad de sacrificar algunos territorios en el este por parte de Kiev.

Biden, quien organizó la respuesta occidental frente a Vladimir Putin, aseguró finalmente en su tribuna que la cohesión entre Occidentales se mantuvo intacta: si el presidente ruso “espera que dudemos o que nos dividamos en los próximos meses, se equivoca”, sentenció.

aue/led/dl/cjc

Dejar una respuesta