Américo Moroso: “Cuando toco el bandoneón, dejo todas mis energías en cada...

Américo Moroso: “Cuando toco el bandoneón, dejo todas mis energías en cada pieza de tango”

Compartir

El Cine Teatro San Luis organiza un homenaje para el eximio bandoneonista. De orígenes humildes, el artista supo perseverar y construir un estilo único que lo posicionó como un ícono de la Puntanidad. “No me considero un maestro, sino un luchador por el tango que es patrimonio cultural de la humanidad”, expresó.

Dos imágenes podrían resumir las raíces de la leyenda musical que nació en el pueblo de Villa Sales, a 4 kilómetros de Justo Daract. Dos imágenes que nublan aún su mirada: los ladrillos y las bolsas arpilleras.

“Mi papá (Pedro) fue inmigrante italiano. Vino en 1923, empezó a trabajar en la fábrica de ladrillos, de a poquito, hasta hacerse su propia fábrica y así nos fue criando a nosotros. Se hizo la casita como pudo, ese fue su ejemplo de voluntad, trabajo y perseverancia”, compartió el artista de 88 años, en el documental “La leyenda del tango sanluiseño”, publicado por la Casa de la Música, a fines del mes pasado.

“Mi infancia fue muy humilde, comíamos lo que nos daban. Mi mamá (Catalina) me cosía la ropa y me hacía zapatillas con bolsas arpilleras”, reveló el músico y compositor en 2016, durante la entrevista “Registro San Luis”.

El maestro del fuelle es el tercero de cuatro hermanos también músicos. “Empecé a estudiar con el profesor José Orozco en Villa Mercedes a los 10 años. Mi papá me llevaba en sulky todos los sábados para estudiar música. Me costó un poco al principio, sobre todo con el solfeo”, contó Moroso que debutó a los 14 y a los 18 años formó su propio grupo.

“Mi papá fue el impulsor porque cuando vino de Italia trajo un acordeón con pocas teclas y tocaba cancionetas y se le arrimaban todos los inmigrantes cuando hacía fiestas entre las familias”, recordó.

“Toco todo tipo de música, pero defiendo el tango porque yo viví la época de las grandes orquestas de Buenos Aires que se escuchaban por radio”, indicó el artista y compositor. “Trabajé de ferroviario porque en aquellos años de la música no se podía vivir”, agregó.

“La música me genera alegría, tocando el bandoneón hago cosas que nunca hice”, expresó el artista emocionado y con el instrumento rezongando las melodías inolvidables de Troilo con la letra de Manzi que reza: “El duende de tu son, che bandoneón,/ se apiada del dolor de los demás,/ y al estrujar tu fueye dormilón/ se arrima al corazón que sufre más”.

Por las venas y el pulso bellamente melancólico de Moroso circula además un modo de estar y de acompasar los recuerdos de las clases trabajadoras de Montevideo y Buenos Aires a principios del siglo XX. Un ritmo único, puntano y necesario.

Américo Moroso será homenajeado en el Cine Teatro San Luis este 15 de diciembre, a las 22:00. Los músicos que participarán de la gala serán: San Luis Tango, la Orquesta Américo Moroso y La Máquina Tanguera. El espectáculo también contará con la participación de la reconocida artista Adriana “Gata” Varela; Analía Morales, Gabriel Ponce, Andrés Necchi, José Peluaga, Jazmín Chalón y bailarines invitados.

Las entradas ya están a la venta y se pueden conseguir en el siguiente link:

https://www.passline.com/eventos/homenaje-a-americo-moroso

 

Fuentes y fotos: Casa de la Música/ ANSL.

La entrada Américo Moroso: “Cuando toco el bandoneón, dejo todas mis energías en cada pieza de tango” se publicó primero en Agencia de Noticias San Luis.